buenos aires

Paisaje del atardecer

_B7A0756

Agosto 2017

Floresta, Buenos Aires.

Anuncios

Invierno de Buenos Aires

tripticoinvierno

Julio, Invierno 2017

Buenos Aires – Argentina

 

el abandono I

fuji019

Fuji Proplus II, 2015-16

Pentax k1000

 

 

Cuanta ciudad

Ayer este espacio, cierto refugio virtual, cumplió tres años. Tres años donde he tratado de compartir un poco de mi trabajo, intereses y sobre todo mis sentires.

Al tratar de publicar algo especial por este ‘aniversario’ no puedo evitar contar lo que precisamente siento en estos momentos.
Mucho de lo que he hecho en los últimos seis años (entre eso este blog) está fuertemente atravesado por mi paso entre dos ciudades: Quito y Buenos Aires, dos ciudades que me han dado lo que hoy es lo más importante para mí. Mi familia, mis pocos pero valiosos amigos, el amor y la fotografía.


Al empezar este año del caballo, mi año, sabía que estaría lleno de cambios, pero no pensé que entre esos estaría el tener que despedirme por un rato de dos de los amigos que me han acompañado en este tiempo.
De nuestras primeras conversaciones en la facultad, unas cervezas en cualquier esquina de esta ciudad de locos, largas caminatas, muchas madrugadas, vinos, rock, un viaje, mucha fotografía -tanta que nos desborda -, el amor, la hermandad… lo de hoy es un hasta luego. Pronto yo también iré donde el invierno no es más que una lluvia refrescante, a conocer sus tierras cálidas.

En cuanto a lo que incumbe a este espacio y a la fotografía, acá va una pequeña selección de retratos (unos más viejos que otros) de esa gente hermosa que se ha cruzado y ha compartido mi camino.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Karen Toro

Correspondencias III – Intacta

Rimbaud en la ciudad de la furia

 

 

¿Qué bondadosos brazos,
qué amanecer me restituirá a esta región
de donde proceden mis sueños y
mis más ínfimos movimientos?

-Les illuminations, Ciudades, A. Rimbaud-

 

Un niño poeta sale de su casa a la gran ciudad. Se encuentra con una geografía sórdida, una ciudad gris que no es la metrópoli iluminada que buscaba.

La calle es tosca, nadie se mira ni se escucha, nadie se detiene.

 

¿Puede haber una poética de lo sórdido?

David Wojnarowicz, The death of american spirituality (1987), técnica mixta.

 

Cuando un artista multifacético toma para su arte precisamente todos temas que una sociedad altamente consumista, moralista y reaccionaria teme, rechaza y oculta en una época como lo fue la década del 80 en Estados Unidos, construye su discurso más que como una crítica, como una bofetada a la hipocresía de una sociedad abanderada en una moral cristiana que condena el homosexualismo pero que aplaude la intervención militar en países del “tercer mundo”, una sociedad que le teme al SIDA pero que extrae de su tierra el cáncer del petróleo.

David Wojnarowicz (1954-1992) se valió de campos tan diversos lo que en suma lo convirtió en un artista interdisciplinario que encontró su manera de expresarse mediante distintas técnicas y materiales a los cuales supo aprovechar de una manera realmente impresionante, mezclando su producción fotográfica con stencils, collage con pintura, escultura con instalaciones y demás, creo que puedo atreverme a decir que Wojnarowicz era uno de esos artistas iluminados; de esos que supieron convertir en luz aquello sórdido y terrible que alguna vez vivieron.

     As I grow older, my father looks less monumental, both because he is dead now-he hung himself in the basement of his home about fourteen years ago- and because I can see and understand a little better him humanity and his demons. And he look less monumental because I speak of him and bring the fear-charged memories of him outside of my head and make them public. […] Words can strip the power from a memory or an event. Words can cut the ropes of an experience. Breaking silence about and experience can break the chains of the code of silence. (Fever: the art of D.W. p. 119)

David creció en medio de una situación de violencia familiar y fue víctima de constantes abusos; en sus escritos (publicados algunos en Fever, the art of David Wonjarowicz, (1999), newmuseumbooks, Italia.) cuenta que de chico cómo al leer libros e historietas se sentía tan feliz de conocer mundos imaginarios y que esperaba poder algún día escapar a esos mundos, fue gestando así esa imparable creatividad que se observa en su extensa obra artística.

Más tarde David Wojnarowicz daría cuenta también en su obra sobre su homosexualidad convirtiéndose así en un activista de este movimiento ya que vivía un momento en que la comunidad homosexual era fuertemente discriminada por grupos cristianos y de derecha. Su obra también habla sobre la política, la industrialización, la muerte, la amistad, la homofobia, y muchos otros temas.

Fue pareja durante años del fotógrafo Peter Hujar quien fue inspiración constante para David. También se pueden encontrar numerosas colaboraciones con otros artistas de la época como en su banda 3 Teens Kill 4, cortometrajes con Richard Kern, un video para música de Diamanda Galás, Peter Hujar, Nan Goldin, un cómic con James Romberger entre muchas otras colaboraciones.

Wojnarowicz conoció la poesía de Arthur Rimbaud y pronto se dio cuenta de que el poeta adolescente bien podría haber sido su antepasado, David también era un niño poeta; él hacía poesía con sus collages, sus esculturas, grafittis, su música, películas, escritos y fotografías. Su lugar de inspiración: esa ciudad informe que es New York, así como Rimbaud trataba incansablemente de alcanzar París.

Es así que en cuanto a su obra fotográfica se puede rastrear a una de sus series más completas: ‘Arthur Rimbaud in New York’ que fue ciertamente una manera de evocar el espíritu de un antepasado artístico. Es una serie de veinticuatro fotografías impresas en gelatina de plata donde se puede observar un personaje anónimo enmascarado con un stencil sacado de una fotografía de Rimbaud. Este personaje se encuentra en lugares solitarios de New York, algunos llenos de grafittis, otras veces parece estar inconsciente mientras se inyecta algo en su brazo, o está en medio de una calle muy transitada lo que de todas formas al estar rodeado de gente lo hace ver todavía más solo que antes. Siempre mirando de frente nos interpela directamente.

Pienso que nos podemos reconocer todos y todas en este anónimo enmascarado-ser urbano solitario, es así que de la misma manera que Wojnarowicz hizo su homenaje al poeta adolescente, ahora empapándome de su obra y pasión, acogiendo su idea este es mi pequeño homenaje a David Wojnarowicz: Rimbaud en la ciudad de la furia. Una pequeña serie realizada en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en el año 2011.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Texto y fotografías: Karen Toro, 2011

Correspondencia: Nudo en la garganta

nudo en la garganta

¿Qué es ese nudo en la garganta

dime, locura, cuando me enternezco,

que me cuelga el llanto por los ojos

contra mi voluntad?

es que estoy enferma ya?

de la mente y el shungo?

Pediré al gran misterio, paciencia.

Texto: Mayu Hs (12/11/2013  Quito – Ecuador)

*Fotografía: Karen Toro (21/11/2013 Buenos Aires – Argentina)

* Fujifilm quality

sobreimpresión analógica

escaneo digital

Solitude

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Buenos Aires 2009

Pentax K1000 B/N

Vuelo – Otoño

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Tomas digitales

Otoño 2012

Buenos Aires